¿Cuánto debo bañar a mi perro?

En verano siempre nos hacemos la misma pregunta...tendrá mucho calor? Y si le doy un buen baño?, pues bien, hoy intentaremos contestar estas cuestiones.
Los perros a diferencia de los humanos no se refrescan a través de la transpiración sino del jadeo, lo que significa que no sudan como nosotros al llegar el verano y no necesitan ser remojados para refrescarse, aunque sí que ayuda.
Siempre se ha tenido la creencia de que no es bueno bañar en exceso a los perros, pero esto, como todo dependerá del caso concreto de nuestro animal. En realidad y como recomendación universal podríamos bañar a nuestro perro una vez al mes para no fallar, pero ¡ojo! conocemos casos de patologías en la piel de los animales que pueden hacer necesarios los baños semanales o contraindicar el remojo prescribiendo un único baño al año. Si tu perro pierde el pelo de forma anormal o si detectas cualquier anomalía en su textura como un exceso de grasa, sequedad, descamación etc. debes consultar inmediatamente con tu veterinario, dado que se puede tratar de algún tipo de enfermedad en su piel que requiera de algún tratamiento especial.
Si ya ha llegado la hora de bañar a tu perro porque notas un olor desagradable en él o porque su pelo ha cambiado de color debes tener en cuenta lo siguiente:

Baño perro

  • Es importante que el agua no esté caliente, siempre debemos emplear agua templada para dañar la capa de aceite protectora de su piel lo menos posible.
  • No uses un champú cualquiera, busca algún champú especial para perros, los hay muy baratos y con olores y características muy diversos. Para pelo blanco, para cachorros, para facilitar el peinado... Si no te es posible usar un champú para perros, debes usar siempre un jabón de ph neutro o poco agresivo.
  • Aclarar es fundamental, no dejes restos de jabón en el pelaje, aclara de forma concienzuda a tu mascota y sécalo bien con la ayuda de una toalla o incluso del secador, siempre a bastante distancia para no quemar u piel o con aire frío.
  • Aprovecha el baño para repasar la piel de tu amigo, mientras enjabonas puedes explorar con tus dedos las zonas más conflictivas del cuello y el revés de las orejas en busca de parásitos. En los baños de verano es aconsejable emplear jabones antiparasitarios y repelentes para garantizar que esos bichos dejan en paz a tu mascota.
  • El cepillado es tu arma fundamental para mantener limpio a tu perro, a diferencia del baño el cepillado puede practicarse a diario. Si cepillas a tu perro con frecuencia mejoras su circulación,  facilitas la eliminación de los residuos y células muertas de su piel y en definitiva lo mantienes limpio, como si se tratase de nuestra ducha diaria.

Ahora toca practicar, dale un remojón pero sin pasarte, cómprale un buen champú, protégelo con algún antiparasitario y a disfrutar del verano!!!