¡Perros y Petardos!

Hola  todos!
En nuestra entrada de hoy hablamos sobre el miedo de nuestros perros a los petardos y a otros ruidos estruendosos como motos, tormentas...
Lo primero que hemos de tener en cuenta es que el miedo o sobresalto que se produce en nuestro perro al escuchar esos ruidos tan fuertes, es totalmente normal. Las personas también nos asustamos al escuchar un estruendo sin esperarlo, es una cuestión de instinto que es saludable y que se debe producir si todo funciona bien en nuestros animales.
Cualquier perro esta programado para asustarse y huir ante lo que interpreta como un peligro o inseguridad. Dicho esto podemos pasar a diferenciar entre una reacción normal de miedo o sobresalto y lo que se considera una fobia .
Se considerará fobia o reacción desproporcionada aquella que implique un comportamiento temerario (poniendo en peligro su vida) o que entorpezca la rutina normal de su animal. Por ejemplo, si su perro huye o echa a correr sin atender a razones cuando escucha un cohete, o si se niega a bajar a la calle a pasear, entonces su perro esta padeciendo ansiedad y miedo desproporcionado. Por el contrario, si su perro esconde el rabo entre las piernas, se encuentra algo receloso pero simplemente se esconde en un lugar tranquilo a esperar, entonces su perro está perfectamente.
Lo que queremos decir con esto es que no hay que obsesionarse con que el animal sienta miedo, pues esta , es una emoción normal tanto para nosotros como para ellos, simplemente debemos estar preparados para ayudarle y evitar que ese miedo se convierta en un problema.
Usaremos nuestro caso de ejemplo porque tenemos la ventaja de vivir en una tierra donde los cohetes, petardos y fuegos artificiales son toda una tradición. La Comunidad Valenciana en fiestas podría ser una pesadilla para muchos perros sin embargo nosotros evitamos que lo fuese para los nuestros sin saberlo.
perro-petardos

¿ Por qué no han desarrollado nuestros perros fobia a los petardos?


Fácil:

1. La costumbre, cuando estas acostumbrado a algo o lo esperas, siempre supone un menor sobresalto que si te expones a algo desconocido.

2. La normalización - sociabilización, desde que un cachorro habita tierras valencianas está expuesto a los petardos y mascletás, se asusta, pero nunca le pasa nada malo, y lo que es aun más importante, nosotros actuamos como si nada.De ahí el punto 3.

3. Ignorancia, eso es , nosotros pasamos olímpicamente de los cohetes petardos etc. de otro modo sería un sin vivir, simplemente pegamos un brinco ligero y seguimos caminando, porque para nosotros es lo normal y hemos conseguido en muchos casos que para nuestros perros también lo sea.

Aunque no hemos realizado ningún estudio científicamente probado nuestra experiencia y lo que hemos leído y comentado con veterinarios nos dice lo que se dice siempre...No premies las actitudes  que no te gusten de tu perro. Si tu perro se asusta y tu te agachas a acariciarlo y consolarlo lo que haces es terminarlo de convencer de que algo raro pasa, de que ha hecho bien en sentir ese miedo, por tanto fomentas la aparición de una fobia.  Si al asustarse tu mejor amigo tu también te sobresaltas pero continúas con tu vida como si tal cosa, entonces el animal recibe esa energía...ah! pues no pasa nada, a continuar con mi paseo.

¿Qué pasa si tu perro ya tiene una fobia o miedo terrible a los petardos?


No desesperes, hay algunas soluciones para enmendar la situación aunque ya te advertimos que requieren tiempo y paciencia. No debes forzar al perro a permanecer en el sitio del ruido ni obligarlo a salir a la calle. Nosotros recomendamos:

1. Consultar al veterinario en busca de medicación para reducir el estress. Esto favorecerá la re-educación del animal.

2. Haz más paseos pero de menor duración. Elige las horas de menos ruido para pasear con tu perro y da vueltas ligeras para evitar que éste desarrolle ansiedad.

3. Prepara un refugio o lugar seguro. Si está dentro de casa facilítale el acceso al rincón donde él se sienta más cómodo. Si estáis en la calle asegúrate de usar una correa larga que le permita la huída natural para alejarse del ruido pero sin que tu lo pierdas de vista.

4. Prueba a distraerlo de lo que le causa el malestar. Comida, juegos, música ...todo vale para que el animal se centre en otra cosa.

5. Cuando haya pasado la situación más tensa y se encuentre de nuevo en calma, premialo! Dale un snack , acaríciale, juega con el...

6. Exponlo a ruidos bruscos de manera progresiva para que sepa que no hay nada que temer, para esta actividad recomendamos que pidas consejo a un adiestrados o al veterinario.

A título personal puedo deciros que prestando la mínima atención a los ruidos conseguí los mejores resultados, mi perro a penas se asustaba de los petardos o el rugido de las motos. Espero que los vuestros consigan superar estos momentos de fiestas y celebraciones de la mejor manera y que hayáis considerado interesante esta entrada.
Nos vemos pronto,

¡Felices Fiestas!