¡Perros y Tatuajes una combinación brutal!

El título de esta entrada hace referencia a dos de las cosas que más me gustan en el mundo mundial, perros y tatus.

Cuando falleció mi perro Tobias pensé en muchas ocasiones tatuármelo con un sombrero y unas maracas, pero bueno por suerte se me pasó, y no lo digo por que no me guste la idea sino porque lo de las maracas y el sombrero hubiese sido demasiado "pa mi body". En fin que no me quiero desviar del tema y la cuestión es que a día de hoy no descarto tatuarme en un futuro algo en su memoria.

perro-rosas-tatuaje-tripa
Fuente:https://instagram.com/matthew_gordon/


No he estudiado psicología ni nada por el estilo y aun a riesgo de que algún psicólogo me lea y se escandalice, en este artículo (totalmente subjetivo y emocional) voy a dar mi opinión sobre el tema.
Siempre he pensado que experimentar algún tipo de dolor físico te ayuda a superar el dolor psicológico o por lo menos a olvidarlo durante un ratito, esto creo que es un pensamiento o actitud generalizada, y como no soy experta os cito por ejemplo la gente que se hace cortes y demás cuando los pensamientos "chungos" les asaltan. Bueno pues mucha gente por buscar ese momento de desconexión mental y a modo de terapia decide tatuarse ante una pérdida. 

En la vida la pérdida es una de las peores cosas que se pueden experimentar, para cualquiera perder a un familiar es un trauma, y creo que cualquiera que tenga una mascota la considera parte de su familia.

La cuestión es que entiendo a la perfección que cada vez más gente tome la decisión de tatuarse para siempre a su mejor amigo, porque por mucho tiempo que pase sabes que de ese tatu no te vas arrepentir. Si me preguntáis a qué se debe este auge, os diré que probablemente mucha gente hubiese querido hacerlo antes pero es ahora cuando el tatuaje se ha empezado a dejar de ser un estigma. Hoy en día un alto porcentaje de la población lleva algún tatuaje y estos han dejado de suponer un factor de exclusión social para pasar a ser una marca identificativa más, como una forma de vestir o un peinado.

Hemos hablado de cómo la pérdida puede llevar a alguien a tatuarse a su mascota para superar el dolor pero hay quienes como parte de su "ser" han elegido llevar en su piel a su mascota aun estando esta muy viva. Pues mirad un ¡ole! por esa gente porque he visto a muchos tatuándose mil tonterías sin sentido (que también mola), pero tatuarte a tu perro si lo tienes o has tenido me parece algo de primer orden a la hora de escoger un tatuaje. ¿Cuántas madres se tatúan el nombre, la manita o la pisada de sus bebés? , pues traducido a los dueños de una mascota viene a ser lo mismo, un orgullo tremendo por tener un perro tan genial, tan leal y tan amoroso...o por tener un perro malo a rabiar y travieso pero que llena tu vida como ninguna otra cosa/persona.

Tatuarse perros no es algo nuevo aunque a lo largo de la historia no se ha hecho con las mismas connotaciones que ahora. Durante la primera Guerra Mundial los soldados ingleses eligieron tatuarse un Bullgog inglés como símbolo de orgullo patrio (la raza es originaria  de allí), valentía y fuerza. Más tarde los marines americanos decidieron adoptar también el símbolo del Bulldog como una marca de coraje y se lo tatuaban con banderas y otros motivos extra antes de marcharse a combatir. De hecho hace poco leí en Mashable que un Bulldog llamado Chesty fue ascendido dentro del cuerpo de marines, y me dije : si señor!.

No sé que opinaréis vosotros pero si algún día veis el tatuaje de un chihuahua negro con maracas y sombrero seguro que os acordaréis de mi.

Os pongo algunas fotos chulas de tatuajes de perros que os van a dar unas ganas tremendas de decorar vuestro cuerpo.



tatuaje-bulldog-frances
Fuente: http://bit.ly/1Ac4gzy

Tatuaje-perros-corazon
Fuente: http://iconosquare.com/lucitigre

beagle-tattoo
Fuente: https://www.tumblr.com/tagged/beagle-smile