El sarro y sus efectos en los órganos del perro


La placa bacteriana o lo que comúnmente todos llamamos sarro, no es más que la acumulación repetida de bacterias en las zonas de la boca del perro de difícil acceso en donde se calcifican y dan lugar a múltiples problemas.

Las zonas de la boca con mayor acumulación de sarro suelen ser los colmillos y los molares, aquí la placa bacteriana se abre paso hacia la encía, provocando infecciones como la gingivitis, mal aliento y dolores que dificultan la masticación normal.


¿Qué pasa si mi perro tiene sarro?
etapas sarro perro

El proceso normal de una infección debida a un exceso de sarro sin solucionar es el siguiente:

Etapa 1: El sarro acumulado produce mal aliento, inflamación de las encías y retracción de las mismas, sangrado y dolores.

Etapa 2: La placa bacteriana tarda de 2 a 5 años en avanzar hasta el hueso dental y dañarlo pero mientras tanto la infección sigue presente provocando al animal dolor y molestias para poder comer.

Etapa 3: La infección bucal y las toxinas derivadas de esta pueden pasar al torrente sanguíneo afectando a órganos vitales como el corazón, el hígado o el riñón.

Parece tema de broma pero mi propio perro padeció una enfermedad cardíaca como consecuencia de una infección dental no detectada. No pasa un día en que no me acuerde de él y piense que con todo lo que he aprendido ahora sobre perros podría haberlo ayudado.

En fin, la cosa es que no es un tema de broma y que unos pocos cuidados muy sencillos pueden alargar la vida de tu mejor amigo.

¿Qué hago si mi perro tiene mucho sarro?

Si detectas que los dientes de tu perro están prácticamente cubiertos de sarro debes consultar al veterinario. 
Una acumulación leve puede solucionarse con el cepillado casero, y mejora si le das a tu perro premios y juguetes pensados para la higiene dental, pero cuando la afectación es mayor toca hacer una limpieza.

¿En qué consiste la limpieza dental para perros?

Una limpieza dental en perros no es ni más ni menos que el mismo proceso que se nos practica a los humanos, solo que a ellos se les duerme para poder realizar el proceso más tranquilamente.
La anestesia además evita el dolor innecesario en perros que ya tienen las encías inflamadas y sensibles.
La placa bacteriana se extrae mediante ultrasonidos y su objetivo es dejar los dientes limpios para después pulirlos y evitar que la suciedad se adhiera de nuevo.
Una vez limpios debe seguirse una rutina de limpieza bucal en casa que evitará la formación del sarro o por lo menos la retrasará.

¿Qué puedo hacer para eliminar el sarro?

No todos los perros producen la misma cantidad de placa bacteriana, por ejemplo los perros de razas pequeñas y de morro chato son más propensos a sufrir problemas debido a la proximidad de sus dientes entre sí y al difícil acceso para la limpieza.
Si tienes un perro de estas características en casa o si notas que tu perro está comenzando a tener sarro puedes:
  • Juguetes para la limpieza dental: Existen cuerdas fabricadas con hilo especial para limpiar los recovecos de los dientes. También puedes darle juguetes de masticación que estén pensados para masajear las encías y eliminar la placa.
  • Pasta de dientes para perros: Enseñarle desde cachorro que los sus dientes también han de limpiarse nos puede ahorrar muchos disgustos. Se venden cepillos de diferentes medidas y pastas de dientes con sabor que a los perros les encantan y a ti te permiten limpiar su boca sin problemas. En cuanto los enjuagues suelen presentarse 
  • Enjuagues dentales para perros: Los enjuagues evitan el mal aliento y actúan frente a la placa evitando que se adhiera y calcifique, el Vet Aquadent por ejemplo se administra disuelto en agua de bebida. 
Lo mejor desde mi punto de vista es la educación y la práctica de una rutina que te permita tener la placa bajo control aunque debes saber que la genética del perro influye mucho en la cantidad, por lo tanto no te obsesiones, todos tenemos placa bacteriana lo importante es ¡No dejar de cepillar!