El estrés en el perro


¡Feliz navidad! No paramos de felicitarnos la navidad, de sonreír , de hacer planes de subir, bajar ,comprar, viajar ¡¡¡¡Aaaaaahhhhhh!!!! Reconócelo, la Navidad es una época un poco estresante.
Y aprovechando que estas fiestas suelen ir acompañadas de dosis de estrés y de cambios en la rutina diaria, voy a hablaros de cómo esos cambios pueden afectar a los perros.

Si como yo veíais al adiestrador de perros, Cesar Millán ya tendréis claro que vuestro perro se ve afectado directamente por vuestro estado anímico, por lo tanto, si tu estás nervioso probablemente vas a proyectar eso en tu mascota.

El paso número 1 sería preguntarte a ti mismo si estás nervioso o atravesando una mala época. Si es así debes trabajar en relajarte tu para lograr la calma en tu animal.

Una vez descartamos estar provocando nosotros ese estrés, pasamos a buscar qué es lo que puede estar ocasionando el mismo.

Como sucede en las personas, cada perro es un mundo, y por lo tanto diferentes perros pueden estresarse o no por diferentes causas, siendo estas las principales (o más frecuentes).

Causas del estrés en el perro


  • Cambios en la rutina de los paseos
  • Llegada de un nuevo miembro a la familia
  • Gestación y lactancia
  • Viajes
  • Cambio del lugar de residencia
  • Percepción de inseguridad: Petardos, obras, tráfico
  • Separación de los dueños
  • Fallecimiento del dueño

Además de estas causas puede haber otras situaciones que alteren a tu animal en función de su carácter, que como sabéis es único en cada perro. Por ejemplo al mio le estresan los juegos en los que intervienen niños porque se siente agredido y le genera tensión. Esto puede ser peligroso ya que muchos perros reaccionan al estrés con agresividad, por suerte no ha sido mi caso. 
Mi perro es de los que muestra el estrés con apatía, pérdida de apetito, babeo...y otros síntomas.
También hay diferentes formas de expresar esa situación de nervios, aunque las señales principales serían las siguientes.

Síntomas del estrés en el perro

  • Jadeo excesivo
  • Babeo excesivo
  • Hiperactividad
  • Comportamientos compulsivos: Perseguir su cola, lamerse constantemente una zona...
  • Pérdida de pelo
  • Vómitos
  • Mareo
  • Pérdida de apetito
  • Apatía
  • Reacciones agresivas impropias
  • Huida de situaciones 
  • Temblores
  • Estado de petrificación, el perro se queda como paralizado

Supongo que pueden existir otros síntomas que no haya mencionado, de todos modos si observas una actitud sospechosa o fuera de lo normal, siempre debes acudir al veterinario para un examen completo ya que tu perro puede padecer algún tipo de enfermedad neurológica, infecciosa etc.

¿Qué hago si mi perro tiene estrés?

Si tu perro ya ha sido diagnosticado por estrés debes seguir las indicaciones de tu veterinario y además a nivel casero puedes tomar algunas medidas que seguro lo ayudarán a recuperarse más rápido.
Algunos consejos para superar el estrés que yo he hecho y recomiendo:

  • Suplementar la alimentación con calmantes naturales: ¡Ojo! que sean suplementos efectivos pero sobre todo que no tengan efectos secundarios, ya que los tratamientos por estrés pueden ser largos. En mi opinión Zylkene es súper efectivo, pero veo más natural el tratamiento con Adaptil (extracto de feromonas caninas) o el calmatonine, que ni no me equivoco sólo contiene plantas.Los alimentos dietéticos van genial cuando el estrés se debe a cambios puntuales como mudanzas, fiestas, petardos, viajes...es decir situaciones que va a pasar relativamente rápido.
  • Crear un espacio seguro: Permite que tu perro tenga un lugar seguro al que acudir cuando se sienta en peligro o no le guste la situación que está viviendo. Mi experiencia es que los perros miedosos adoran los lugares con techo, así que si consigues una cunita blanda con techo tipo caseta o igloo ¡Le irá genial!. Coloca su sitio en el lugar menos transitado de casa para que pueda estar a gusto.
  • Aumenta los paseos: Si puedes pasea y haz más ejercicio con él. Los perros se sienten mejor cuando incluyes ejercicio en su rutina diaria, se distraen y conocen olores y lugares nuevos. Es toda una experiencia pasear. Si no puedes pasearlo más fíjate si come en exceso y provoca una energía sobrante que el perro no consume, generando estrés.
  • Juguetes anti-estrés: Existen una gran variedad de juguetes que combaten el aburrimiento y el estrés, como por ejemplo los Kong y otros que se rellenan con premios manteniendo la atención del perro concentrada en la tarea y aliviando así su mente del problema.
Lo más importante es que evites la exposición de tu perro a lo que genera el estrés y por supuesto que actúes de la forma más relajada y cariñosa que sepas. Debes tener cuidado con no realizar movimientos bruscos, ni ruidos, y sobre todo si la situación no mejora y se prolongan los síntomas en tu mascota, debes llevarla de nuevo al veterinario para una consulta.
No pierdas de vista los cambios en tu perro y aunque tu vida también sea un estrés, recuerda que él depende ti y te necesita para ser feliz.