Nacen los primeros perros por fecundación in Vitro


Estos cachorros de Beagle son los primeros perros nacidos por fecundación in Vitro




Tras 30 años los científicos han descubierto cómo crear cachorros sanos en el laboratorio.


He encontrado este artículo tan chulo en Smithsonian.com y he decidido traducirlo para poder compartirlo con vosotros, porque creo que este avance va a ser importante y es un tema muy curiosos en el que seguramente muchos ni habrías pensado, a pesar de que se llevan décadas investigando.

Los pequeños cachorros inquietos que ladran en el laboratorio de Alexander Travis, no parecen una marvilla médica, sin embargo, lo son. Estos peludines son los primeros perros nacidos por fecundación in vitro tras tres décadas de investigación, para poder desarrollarse en perros.

La fecundación in vitro consiste en la fecundación de un óvulo con esperma en un laboratorio, y se trata de un proceso que llevamos realizando con éxito en humanos desde los 70's. Pero los científicos han estado batallando durante 30 años para conseguir lo mismo con los perros.


Este avance puede ayudar en un futuro a preservar la especie de la extinción (¡Que nunca nos quedemos sin perros!) y también a conseguir que las razas domésticas gocen de una mejor salud.

"Los científicos hemos estado trabajando en esto desde que nación la FIV " - asegura Travis, un científico de biología reproductiva de la Universidad de Cornell. "Nadie ha sido capaz de realizar progresos con la fecundación in vitro para perros antes, este, es el primer éxito".


El problema residía en que la investigación se estaba realizando en base a un estudio incompleto de 1978 Gamete Research, que sugería que el magnesio ralentizaba el esperma.

El esperma de los perros se parece al de los humanos , sin embargo éste, no está preparado para fecundar el óvulo de inmediato. La cabeza del esperma de los perros a diferencia del de los humanos se encuentra recubierto por una coraza de colesterol que protege la información del ADN haciendo que permanezca intacta. En contacto con el útero femenino sustancias químicas incluido el magnesio, rompen esa capa protectora de colesterol, Si esa coraza permanece intacta, el esperma no puede fecundar (sin magnesio no se rompía ¡Ahí estaba el fallo!), por lo tanto el magnesio no ralentizaba el semen sino que ayudaba en el proceso.

Ese mismo baño de químicos hace que las colas del esperma se muevan más rápido y se ha observado que el magnesio y otras sustancias ayudan a la perforación del óvulo.

¿Por qué no al magnesio?


Sin magnesio podrías poner un óvulo sano de perra al lado del esperma perruno y no pasaría absolutamente nada. 

Para reproducir en un laboratorio lo que pasa en el útero de una perra,los científicos debían reproducir ese baño de químicos.

"¿Por qué no magnesio? Todo el mundo utiliza este medio sin cuestionarse nada, fue inventado en la década de 1970", dice la coautora del estudio Jennifer Nagashima, bióloga de la reproducción en el laboratorio de Travis y miembro del Programa Conjunto de Posgrado de Formación entre la   Instituto de Conservación Biología Smithsonian  y el Centro Cornell Atkinson  para un futuro sostenible.

Todos miraron a Nagashima, y ella afirmó: "Definitivamente se trata de una lección de vida, ahora me lo cuestiono todo".


El éxito de la reproducción in vitro perruna


Tras superar algunos problemas más (extraer los óvulos de las perras requiere de cirugía mayor) y observar cómo funcionan también los óvulos de las perras, los biólogos procedieron a fecundar 19 óvulos en el laboratorio

El 10 de Julio, tras muchos años de investigación, nacieron los primeros 7 cachorritos cruce de Beagle.

"Cuando escuchas esos primeros llantos, es un sentimiento increíble"- afirma Travis. El siguiente paso consiste en averiguar cómo extraer los óvulos de la perra sin cirugía.

Este avance va a servir para terminar con muchas de las enfermedades genéticas en perros, sobre todo en los perros de raza a los que afectan mucho más este tipo de enfermedades. Además este descubrimiento servirá para poder estudiar otras enfermedades en perros, ya que aunque biológicamente nos parecemos más a los chimpancés, en lo que a enfermedades se refiere compartimos más de 350 afecciones con los perros.

¿Qué os parece este avance? Una cosa está clara, los cachorros de laboratorio o no, siguen siendo adorables.